miércoles, 30 de octubre de 2013

ESCLAVA DE TUS DESEOS. Capítulo 1

                                                                          I

Septiembre, la luz tenue entra a través de mi ventana, estoy sentada al borde de la cama con la cabeza entre mis brazos y dos pequeñas lágrimas me rozan la mejilla, de pronto miro hacia arriba y me encuentro pensando en que esta no es mi vida, no es la vida que quiero, ni siquiera la vida que espero.
Una dulce melodía empieza a salir a través de mi móvil y yo me pongo en pie y me dirijo al servicio, me lavo los dientes y me miro en el espejo.

¡Oh! Vaya ojeras, mis ojos oscuros están rojos por las lágrimas anteriormente derramadas, me lavo la cara y en ella solo puedo ver miedo, nada de esperanza, bueno quizás algo, pero muy poco, debe ser por la audición que tengo esta mañana.

Vuelvo a mirarme y me maquillo como puedo, no se me da demasiado bien pero hoy es un día especial tengo mi primera audición en una importante escuela de arte, me pongo unos leggins ajustados y una de mis mejores camisas y bajo rápidamente las escaleras y ahí esta papá, solo han pasado dos meses y aun veo la tristeza en su rostro, ha sido un año horrible y me vienen miles de imágenes a la cabeza, mi mamá, el hospital, el cáncer...

De nuevo noto una lágrima en mi mejilla y me paso la mano rápidamente, no quiero que papá se preocupe y no quiero entristecerlo más, tiene una mirada celestial, que me calma, le miro y sonrío.

-Hola papá ¿Como estás hoy?
-Bien cariño ¿Y tú? ¿Estas preparada para la audición? Hoy es un día muy especial cielo, vas a hacer tu sueño realidad, estoy muy orgulloso de ti.
-¡Oh papá! Pero... si aún no he conseguido entrar solo es una prueba.
-Hija se que entrarás, tienes una voz maravillosa.
-Gracias papá, pero lo dices porque eres mi padre.
-Hija no seas tan pesimista y no lo digo porque sea tu padre ya verás como te aceptan y date prisa o llegarás tarde.
Miro el reloj, ¡mierda! Son las 8.15 y tengo la audición a las 9.15.
-Papá me voy luego hablamos que llego tarde.
-Un beso cariño.
Mmm que bien me siento entre sus brazos.
-Chao papi.
-Hasta después mi vida.

Salgo a la calle y hace un día precioso miro las casas que me rodean son todas iguales, es una urbanización preciosa con casas blancas con tejas rojas y grandes jardines, al final de la calle hay un gran parque del cual vienen hacia mí unos preciosos pajarillos revoloteando, ¡oh! que maravilla la madre naturaleza, de pronto siento que me miran desde la acera de enfrente es un chico joven, tal vez tenga mi edad unos veinte o veintiún años , levanto la mano y le saludo educadamente , él me devuelve el saludo amablemente , salgo corriendo en busca del autobús.

Entro en la sala rápidamente, hay mucha gente, mucho ruido y la música suena de fondo, de pronto reconozco la canción es el Vals de las Flores de Tchaikovsky, me gusta mucho esa canción, alguien que viene corriendo tropieza conmigo me giro para disculparme y es una chica muy alta, delgada y morena.

-Hola, lo siento -digo tímidamente-
-No te preocupes, la que lo siente soy yo que no te he visto-me mira con curiosidad- ¿Cómo te llamas?
-Me llamo Vanessa.
-¿Y tú?
- 3 -
-Ah yo soy Rebeca, encantada-me dice tendiéndome la mano y se la devuelvo amistosamente-
- Y bueno Vanessa que vienes a la audición de… ¿canto o baile?
-De canto ¿y tú?
Aunque ya se la respuesta no hay más que ver esas largas piernas.
-Yo de ballet.
De pronto sale una mujer alta, rubia con un moño muy alto y un vestido muy elegante.
-Vanessa Glover
-Si soy yo.

Entro en la enorme sala de la que cuelgan pequeñas lámparas por todo el aparatoso techo, son muchas, demasiadas, pero bonitas, la sala también esta rodeada por enormes cristales y de pronto me siento muy pequeña.

-Bueno Vanesa estas aquí para realizar una audición de canto así que cuando quieras puedes empezar.

Miro a mi alrededor y hay más gente de la que esperaba, a la derecha un grupo leyendo algo, a la izquierda hay tres bailarines de ballet y enfrente hay una enorme mesa con seis miembros del jurado, uno de ellos es el antiguo director del centro se llama Francis Linuel y por lo que me han contado ha cesado de su cargo para que su jovencísimo hijo pudiese dirigir el centro.

-Vanessa puedes empezar cuando quieras.
-Mmm...Gracias.

Un, dos, tres cuento mentalmente y empiezo a cantar una de mis canciones favoritas I will always love you, es la banda sonora de una de mis películas favoritas y ahí estoy yo cantando esa preciosa canción delante de uno de los mejores jurados y en uno de los mejores centros.


Se abre la puerta principal y se me para la voz, el corazón me late con fuerza y otra vez está esa lágrima persistente rozándome la mejilla, siempre me ha conmovido cantar esta canción, levanto la vista y miro en dirección a la puerta que se acaba de abrir. ¡Oh Dios! ¿Quién es ese?
Se dirige hacia mí y le miro con la boca abierta, él sonríe.

-Hola señorita Vanessa soy Alexander Linuel el director del Artist Centre, discúlpeme por interrumpir su audición pero no he podido resistirme, he oído hablar sobre usted, bueno.....sobre su voz.
-Encantada- logro articular en un tono bajo, quizás demasiado bajo-.

Vuelvo a mirarle, tiene unos ojos verdes preciosos y un pelo castaño que parece tan sedoso que dan ganas de acariciarlo, es muy atractivo, alto, delgado pero fuerte y va muy bien vestido.

-¿Vanessa te encuentras bien?
-Mmm sí, sí estoy perfectamente.
¡Oh mierda!, estaba perdida, perdida en mis soñolientos pensamientos.
-Lo siento.
-Bueno vamos a continuar pero esta vez te acompañaré tocando el piano, vuelve a cantar la misma pieza de antes.
¿Qué? ¡Tierra trágame ahora mismo! Ha dicho que me va acompañar con el piano, pero como pretende que pueda cantar después de interrumpirme de esa manera. ¡Oh querida vocecita no me falles ahora!

Vuelvo a cantar, cuando canto nada me distrae, solo somos mi voz y yo.

-Gracias- digo al acabar la canción-.
El Señor Alexander se dirige de nuevo hacia mí y cuando le tengo enfrente siento un tirón en mi interior, estoy desesperada, desespero por poder tocarle.
-Muchas Gracias a ti Vanessa, tienes una voz deliciosa, ya te avisaremos para comunicarte algo sobre la admisión.
-Ah....vale y gracias Señor Linuel.
Él me observa y parece molesto pero yo salgo rápidamente de la sala con la cabeza gacha y me siento mal, vacía de nuevo, salgo de la sala y ahí esta Rebeca.
-¿Qué tal te ha ido Vanessa?
-Oh pues...creo que bien ¿Y a ti?
-Aún no he tenido la audición pero mi padre conoce al director y él ya me ha visto bailar y me ha dicho que seguramente tenía una plaza en el centro así que esto no es más que un mero trámite.
-Pues que bien, aún así suerte Rebeca.
-Gracias, por cierto Vanessa si logras entrar en el centro ¿Vas a quedarte en la residencia?
-No lo había pensado pero si, seguramente para poder llegar puntual a las clases.
-Bueno en ese caso hablaré con mi padre haber si nos puede colocar juntas en la habitación.
-Gracias Rebeca, eres muy amable y me gustaría mucho que fueses mi compañera.

De repente llaman a Rebeca para la audición y nos despedimos con un pequeño abrazo, ella entra en la sala y yo salgo a través del pasillo pensando en...él.






No hay comentarios:

Publicar un comentario