jueves, 25 de julio de 2013

DIOSA DE VUESTRO PLACER

                                               DIOSA DE VUESTRO PLACER

He tenido un día agotador, todo el día volando de acá para allá y ahora mi compañera a la que le ha surgido un pequeño affaire con un pasajero me ha dejado sola acondicionando el avión para los vuelos de mañana.

No es que me corresponda a mi dicha tarea pero prefiero quedarme y hacerlo que volver a casa y entristecerme al saber que papá ya no está.
Hace dos meses que lo ingresé en un centro especializado en el alzheimer, voy a verle los domingos pero no tenerle conmigo en casa me hace sentir un tremendo vacío, cuando voy a verle se me parte el corazón, que triste es el olvido cuando quien te olvida es alguien a quién amas.

Desde entonces trabajo para la compañía Airplus, soy azafata, mi pasión es volar, estar sobre el cielo y mirar al vacío pensando “Lejos de ti pequeño mundo soy increíblemente feliz”.

Mis compañeros son geniales, nos llevamos estupendamente bien y de hecho hace dos semanas que el segundo al mando y yo somos algo más que compañeros, algunas noches no todas, al terminar nuestra jornada compartimos algo más que un par de cervezas y la verdad es que no se le da nada mal satisfacerme en ese ámbito pero el que es todo un  bombonazo, exquisito y apetitoso es el piloto, Damián, increíblemente sexy y seductor, cuando se pone en plan aquí mando yo solo pienso en decir “Sí Señor”.

Anoche mi rollito se quedó en mi casa a dormir y al despertarnos para venir a trabajar le comenté lo que pensaba sobre Damián, al principio no le sentó nada bien pero luego se le fue pasando entre beso y beso.
Esta noche Damián y él han quedado para tomar una copa y relajar tensiones después de un día intenso y aquí estoy yo acondicionando un avión  que ni siquiera voy a utilizar ya que mañana libramos los de mi tripulación y todo por no volver a encerrarme en mi soledad.

Ya casi acabo un último vistazo de no dejar nada en la cabina y me voy a casa, en ese instante escucho risas y al salir por la puerta me quedo atónita al ver que Damián y Javier están ahí, mirándome y sonriéndome.

-¿Se os olvida algo chicos?

Javier se acerca y agarrándome de una nalga me lleva hasta su boca y me besa como nunca lo había hecho hasta ahora, duro, fuerte y dominante, con ese beso quiere decirme “Eres Mía” y desde luego que si siempre fuese así lo sería.

Damián nos mira con la sonrisa en la cara, me muero de la vergüenza, Javier y yo manteníamos nuestro pequeño rollito en secreto y ahora lo va a saber todo el mundo y si hay algo que odio son los cuchicheos, no puedo con ellos.

-¿Qué haces?
-Besarte.
-Pero…nos están mirando- susurro cerca de su boca probablemente Damián lo ha escuchado todo pero aun así hablo susurrando-
-No te preocupes por mí yo ya sabía lo que os traíais entre manos- replica Damián-
-¿Ah sí? -dice un Javier pícaro que hasta ahora desconocía-Seguro que hay algo que yo se y tú no sabes...
-Cállate Javi, no serás capaz- replico-
-Aquí la señorita dice que eres tremendamente apetecible.
Le propino un codazo en el costado y se lo agarra dolorido pero a la vez sin perder el humor.
-A mi ella también me lo parece Javier.

¡OH MY GOD! ¿Acaba de decir lo que creo que acaba de decir? ¡Qué vergüenza! intento escabullirme de nuevo a la cabina pero Javier me sostiene de la muñeca.
-¿Dónde vas morena?
-¿Qué os pasa a vosotros? Creo que os habéis pasado con las copas…
-Si ni hemos empezado –dice Javier-
-Queremos beber, pero queremos hacerlo de tu ombligo morena- replica Damián-

De nuevo intento escabullirme, me parece que estos dos se han fumado algo o les han puesto algo en la cena…
-No te vas a ninguna parte.
Javi suelta mi muñeca y  dejo mi peso caer sobre la puerta de la cabina, ambos me miran como queriendo comerme y no comprendo que sucede aquí, aunque estoy tentada de lanzarme a por Damián ahora que está tan receptivo- sonrío-
-¿Qué te hace tanta gracia? – Pregunta el Señor D. acercándose hacia mí- espera déjame adivinar ¿quieres probar mi boca? ¿Es eso verdad?

Agacho la cabeza avergonzada de que se me note tanto y más teniendo a mi “compañero ocasional” delante.
Javier hace un gesto con la mano como dándole permiso y en ese instante mi piloto favorito se lanza a por mi boca, sujetándome los brazos por encima de mi cabeza y rozándome con su miembro a través de mi falda, siento que mi tanguita se humedece e incluso siento que dicha humedad me llega a las medias.
Entonces Javier se acerca y me tira del coletero dejando que mi pelo caiga en cascada sobre mi espalda y tirando de él para que separe la boca del tercero en discordia.

-¿Te gusta morena?
-Mmmmm…sí, me gusta.
-Pues sigamos, esta noche no serás mía únicamente ¿quieres o paramos?
-Quiero….quiero  seguir.
-Sabía que lo deseabas y cuando se lo propuse a Damián se le hizo la boca agua de pensar en la de cosas que podríamos hacer ambos contigo en esta preciosa noche estrellada bajo las pequeñas luces de nuestro avión.
-Es cierto- afirma D.-

Y justo entonces vuelve a besarme apretándome fuertemente las muñecas mientras Javi me desabrocha tres botones de la camisa y expone mi precioso sujetador de encaje a los ojos de ambos.
Damián suelta mis manos por un segundo, me da la vuelta haciendo que mi cara se pegue contra la puerta y mi culo se roce contra su miembro.

Javier me baja la falda dejándome con las medias y los zapatos de tacón, así vestida me siento sensual, toda una mujer dispuesta a disfrutar y explorar junto a ellos.

-Damián es toda tuya, yo ya la he disfrutado sería injusto que empezase yo, primero miraré y luego me uniré a ustedes.

Me está cediendo a los brazos de otro y no me siento ofendida todo lo contrario le agradezco que me haga este regalo, me ha dado justo lo que deseaba.
Javier se sienta para observar mientras Damián pasa las manos por mi trasero y me desgarra las medias dejando mis nalgas al aire, me da una cachetada mientras sigue sujetando mis muñecas con su otra mano, me mordisquea el cuello erizando así cada bello de mi blanquecina piel.

-Solo quiero que me dejes hacer algo.
-Lo que quieras, haré lo que me pidas- susurro-

De nuevo me da la vuelta y le hace señales a Javier que le entrega una cinta negra larga con la que podría atar todo mi cuerpo.

Damián comienza a vendarme los ojos y con el resto de la cuerda cubre alguna de las partes desnudas de mi cuerpo muñecas y pechos, me susurra al oído que me dé la vuelta y lo hago, acaricia mis nalgas y me da otra cachetada, pasa sus dedos entre mis nalgas y noto como baja con uno de ellos hacia mi más profundo interior, me lo mete y luego otro, debe tener los dedos impregnados de mí.
Los saca y vuelve a hurgar entre mis nalgas, yo nunca he practicado sexo anal y me muevo inquieta ante su invasión.

-No temas, estas lo suficientemente húmeda, solo voy a preparar tu culito para cuando te follemos entre los dos.
-¿Qué? ¿Qué dos?..
-No te hagas la inocente, te mueres por tener dentro nuestras dos vergas morena.
-No… eso no es cierto…yo…
-Lo sé, estás muy estrecha, por eso voy a prepararte.

Y sin más me penetra con uno de sus dedos, el que con anterioridad había impregnado con mi esencia, me penetra con él por detrás varias veces y cuando ya he cedido lo suficiente mete un segundo dedo y finalmente un tercero, pensaba que sería doloroso pero es todo lo contrario solo siento placer y con la venda en los ojos no sé cuáles serán sus siguientes movimientos lo cual me hace estar ansiosa y desesperada por su contacto.

Sigue penetrándome y siento la presencia de otra persona, evidentemente Javier, me agarra del pelo para que gire mi cara y me besa, esta vez incluso mejor que la anterior.

Uno me besa mientras el otro prepara mi culito para lo que vendrá, los besos hacen que me humedezca e intento apretar mis muslos para aliviar el ardor pero Damián me lo impide.
Ahora siento una mano penetrándome por delante y otra por detrás como tengo los ojos vendados no sé de quién es cada una solo siento placer, éxtasis en estado puro, una mano sostiene mi pelo tirando de él hacia atrás, una boca muerde mi cuello y otra mano me da pequeños azotes.

Manos, dedos, bocas, todo sobre mi cuerpo y estoy perdida en la oscuridad, en el deseo de esta fascinante noche, deseada y venerada por estos dos increíbles hombres, me siento poderosa.
Siento que uno de ellos me abandona, no sé bien quien supongo que se estará desnudando, el otro me da la vuelta de nuevo y acaricia mis pechos sobre la venda, la baja y los deja al descubierto, baja su boca hacia mis pezones y los muerde fuertemente, yo chillo pero no de dolor sino de todo lo contrario, placer.

Deja de morderme los pezones y me dirige hacia algún lugar, me abre las piernas y termina de rajar mis medias dejándolas completamente separadas una en cada pierna, me invita a que me siente ahorcajadas sobre el otro, lo hago me monto y como estoy tan húmeda nos acoplamos a la perfección comienzo a montarte y coloco mis muñecas que se encuentran atadas conjuntamente alrededor de su cuello, me besa y sé que es Javier, conozco perfectamente su sabor y desde hoy no quiero dejar de probarlo día a día.

Mientras tanto Damián se coloca por detrás pues siento sus manos sobre mis hombros , me acaricia la espalda y me susurra al oído más rápido nena.
Me muevo sobre mi amante salvaje, como una auténtica fiera, cabalgando sobre su verga una y otra vez hasta que dice basta.

Damián me ayuda a levantarme y permanezco quieta de pie, salimos al pasillo del avión alguien va delante y el otro me guía por detrás, nos paramos.
Y me quitan la vende de los ojos, Javier esta delante de mí y se acuesta en el suelo del pasillo con un mano me llama para que me ponga sobre él, lo hago y me pongo de cuclillas sobre su miembro erecto mientras Damián se coloca por detrás  y coloca su polla entre mis nalgas, con la punta lentamente empuja, no entra y vuelve a intentarlo sigue sin entrar, la saca y se coloca delante de mí.

-Chúpala morena.

Mientras cabalgo sobre Javier me como su polla, metiéndola hasta mi garganta bien profundo y salivando mucho sobre ella para que luego pueda realizar su tarea con éxito, cuando está lo suficientemente excitado vuelve sobre mi culito y me penetra con éxito, ambos me llenan uno delante otro detrás, es delicioso me siento como una diosa del sexo y permanezco quieta mientras ambos me penetran, me corro una y dos veces, nunca había tenido tantos orgasmos seguidos, no pienso en nada, solo siento, placer, mucho placer.

Tras otro orgasmo más, llega su hora ambos salen de mi interior y me arrodillo ante ellos para que se vacíen en mi boca, manchan mi cara con su semen, ambos se corren a la vez, llenándome y marcándome con su placer.

Me ayudan a incorporarme y voy al servicio para asearme un poco antes de salir a la noche, ambos se visten y se sientan a esperarme, cuando acabo Javier se levanta y me besa, juntos de la mano nos adentramos en la noche y Damián nos acompaña, me acaricia el pelo y antes de despedirse de nosotros dice:

-Ha sido un placer, cuando quieras repetimos morena.


Javier y yo nos miramos asentimos con la cabeza y caminamos a través de la oscuridad hasta que nos perdemos en ella.



          Con todo mi cariño para tí Nonne por que te quiero, por que te lo mereces, porque quiero que sueñes y te dejes llevar...I love you baby.


3 comentarios:

  1. Miriloka:
    oh my god!! morbo, morbo, morbo !! sigue asi guapa!!

    ResponderEliminar
  2. Qué final tan detallado, qué matices tan atractivos. Están llenos de sensualidad en cada mirada apasionada de ella. Vivir estas escenas desde su punto de vista tan explícito es excitante, sobretodo desde la perspectiva de un hombre, y me haces sentir excitado, partícipe del acto. Una vez más, genial.

    ResponderEliminar